Abril 22, 2019

Real Madrid, Campeón de la Champions y verdugo del Atlético

El Real Madrid ganó por penales y se consagró como el campeón de la Champions League. El partido terminó empatado a un gol por bando y el conjunto blanco sacó a relucir su jerarquía en los tiros desde los 12 pasos.


Sábado 28 de Mayo de 2016, 9:00pm


La Paz, 28 de mayo  (Urgentebo, César Sánchez).- La trama y el escenario fueron distintos pero el final fue el mismo. Así como sucedió en Lisboa hace dos temporadas, ayer en Milán el Real Madrid derrotó al Atlético en la final de la Champions League y así ganó su undécima Orejona.

Al final fue la lotería de los penales la que dio el título al Real que, tras 120 minutos bastante peleados, sacó a relucir la jerarquía de sus jugadores para ejecutar penales prácticamente perfectos y en esta lotería derrotó a su clásico rival por 5-4.

El partido comenzó con un claro dominio del Real que con un Gareth Bale inspirado y a costa de pelotas paradas puso contra las cuerdas a su rival.

Contrariamente a lo que nos tienen acostumbrado los equipos del Cholo Simeone, el Atlético sufrió y mucho cuando le toco defender pelotas áreas. Por eso a los 3 minutos el Real ya tuvo la primera chance pero el remate de Carvajal fue atajado por el arquero colchonero.

Dos minutos después llegaría el primero tras una jugada preparada del conjunto dirigido por Zinedine Zidane. Un centro de Tony Kroos fue peinado por Bale al borde del área grande y fue empujado por Sergio Ramos, en posición dudosa, para marcar el 1 a 0.

El gol fue un fuerte golpe anímico para los Colchoneros que tuvieron un mayor control del balón pero sin ninguna profundidad. En cambio el Real intentaba prevalecer su velocidad para hacer daño pero a medida que la defensa del Atlético se acomodó  en la cancha no tuvo espacios para ampliar el marcador. Por eso, el primer tiempo terminó con una justa ventaja para el conjunto blanco.

El segundo tiempo tuvo un libreto totalmente distinto. El equipo del Cholo salió decidido a conseguir el empate y tuvo una ocasión inmejorable a los 50 minutos, cuando tuvo un penal a su favor.

Pero ya desde ese momento los tiros desde los 12 pasos no sonrieron a los del Cholo. Griezmann trató de asegurar su remate tirándolo al medio, pero su tiro pegó el travesaño. Empero el golpe anímico no afectó a los rojiblancos que siguieron buscando el empate, aunque a medida que los minutos avanzaban dejaban más descubierto su zona defensiva.

Por eso el Madrid tuvo tres ocasiones claras para ampliar el marcador, pero entre Oblak, Godín, Gabri y Matic salvaron una nueva caída del Atlético.

A esto se sumó que Ronaldo y Bale sintieron los trajines del partido y acusaron calambres desde el minuto 75.

Ya a los 78 minutos un buen desborde de Saúl permitió que el recién ingresado Ferreira Carrasco marque la merecida igualdad.

A falta de 12 minutos para que termine el partido, ambos equipos decidieron poner un freno a sus intenciones y el partido terminó con el marcador igualado.

La tanda de los penales

Los 30 minutos del alargue estuvo marcado por el nerviosismo. Tener el control del balón valía oro para ambos equipos que de a poco empezaron a sentir la exigencia de un partido como el que se jugó ayer en la tarde.

Por eso hubo escasas situaciones de gol y el partido estuvo destinado a terminar empatado y definirse por los penales.

Ya en la tanda de tiros desde el punto penal quedó algo muy marcado, el Real estudió a la perfección los movimientos del arquero Colchonero.

No es casualidad que los cinco remates del Real hayan sido pateados al palo izquierdo de Oblak que demostró muy poca reacción para poder lanzarse a ese lado del pórtico.

En cambio el Atlético no tuvo un patrón definido, todos sus remates fueron lanzados a diferentes lados del arco. Por la precisión de los remates parecía improbable que un arquero pueda desviar algún remate y, en definitiva, así fue. Tuvo que ser el palo el que negara, nuevamente, al Atlético de festejar su primera Champions League, Juanfran estrelló su remate en el palo y Cristiano liquidó el partido.

Así el Real ganó su segunda Orejona en los últimos 3 años y la undécima de toda su historia, confirmando su sitial como el equipo europeo más ganador del fútbol mundial.