Febrero 21, 2019

Policía violó y embarazó a su hijastra de 14 años

El hecho sucedió en Oruro. Para cometer los abusos sexuales, el funcionario policial embriagaba a la madre de la muchacha


Sábado 2 de Febrero de 2019, 4:30pm


La Paz, 2 de febrero (Urgentebo).-  Un uniformado con grado de suboficial abusaba sexualmente de su hijastra desde que ella tenía 11 años. Ahora, la víctima tiene 14 y lleva en su vientre un ser de 20 semanas de gestación.

Esta historia, suscitada en Oruro, se suma a varias otras de violación sexual a menores dentro del entorno familiar. Como en la mayoría de estos casos, el agresor amenazaba a su víctima para que no avisara a su madre lo que sucedía.

Sin embargo, el 29 de enero, luego de que un examen médico determinara el embarazo de la menor, la madre sentó la denuncia contra su pareja.

La víctima contó que venía sufriendo abusos constantes desde sus 11 años de edad y que el agresor la amenazaba ostentando su condición de policía. Además, reveló que estos hechos ocurrían cuando su padrastro embriagaba a su madre.

El denunciado, identificado como Rubén Pozo L., fue aprehendido y puesto ante un juez cautelar, que determinó su detención preventiva en el penal de San Pedro de Oruro.

Familiares y vecinos de la localidad de Caracollo, donde ocurrían los vejámenes, exigen a las autoridades aplicar la pena máxima en contra del agresor, además de pedir garantías para la familia por las amenazas vertidas el día de su aprehensión por el funcionario policial.

La juez Ruth Herrera Vargas, que instruyó su detención, aseveró que se valoró el certificado médico y el informe sicológico de la menor.

La intervención oportuna de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia (DNA) del Gobierno Autónomo Municipal de Oruro permitió realizar una valoración sicológica de la menor, ratificando la existencia del delito, por lo que será importante continuar el seguimiento de este caso, brindando todo el apoyo necesario a la víctima y a su entorno, detalló Tatiana Moroco.

Según un informe sicológico, el hermano menor de la víctima, hijo del uniformado, presenció en varias oportunidades los abusos contra su hermana, e incluso trató de impedirlos, pero fue agredido físicamente por su padre, que le decía que por ser policía “nadie podía hacerle nada”.