Abril 20, 2019

Noche triste en Francia, el fuego consume a la Catedral Notre Dame

El origen, según las primeras informaciones oficiales, se encuentra en las obras de renovación que realizaban en el viejo templo gótico.


Lunes 15 de Abril de 2019, 4:45pm


El fuego ha devastado la catedral de Notre Dame, símbolo de esta capital francesa, Patrimonio Mundial de la Unesco y uno de los monumentos más visitados en el mundo. La aguja y el techo se han derrumbado. Los bomberos de París no están seguros de que se pueda detener la propagación de las llamas por la cubierta. "No es seguro" que se pueda salvar la catedral, ha dicho el Gobierno, informa el diario El País de Madrid.

"Notre-Dame de Paris en llamas. Emoción de toda una nación. Pensado para todos los católicos y para todos los franceses. Como todos nuestros compatriotas, estoy triste esta noche al ver que esta parte de nosotros se quema". Con estas palabras, el presidente francés, Emmanuel Macron se referió mediante un mensaje de Twitter al trágico incendio que devora la emblemática catedral parisina.

El incendio se declaró a las 18.50. El origen, según las primeras informaciones oficiales, se encuentra en las obras de renovación que realizaban en el viejo templo gótico. Los turistas de la zona fueron desalojados.

Los obreros que trabajan en la renovación del edificio estaban ausentes en aquel momento. La Fiscalía de París ha abierto una investigación para determinar las causas del siniestro. La aparente ausencia de víctimas es la única buena noticia de esta noche de fuego y cenizas en la isla de la Cité, en el Sena, en el mismo centro de la ciudad, el lugar al que ningún visitante de la ciudad puede faltar, punto de encuentro entre las dos riveras de París, kilómetro cero de Francia, epicentro de una ciudad vibrante golpeada en años recientes por atentados sangrientos, pero nunca por una destrucción del patrimonio que puede recordar a los incendios de los teatros del Liceo en Barcelona o la Fenice en Venecia.

Los hombres y mujeres que paseaban por las calles y millones de personas en todo el mundo asisten alucinados por televisión o en sus ordenadores o teléfonos móviles a la destrucción del edificio más conocido de la ciudad junto a la Torre Eiffel, nueve siglos de piedras bajo las llamas inesperadas que todo lo devoran y que dejarán una herida que tardará en repararse.

“Todo está ardiendo. De la estructura, que data del siglo XIX por un lado y del XIII por otro, no quedará nada”, ha señalado a la agencia France Presse André Finot, portavoz de Notre Dame. “Está ardiendo un gran lugar de la fe católica”, dijo un portavoz del arzobispado. “Mis colegas intentarán entrar dentro pero el objetivo es no perder hombres”, dijo un bombero, citado por el mismo medio.

Los bomberos no están seguros de que se pueda detener la propagación de las llamas por la cubierta de la catedral y han señalado que, si el fuego alcanza las torres, las consecuencias son imprevisibles.

Un gran despliegue de bomberos trata de controlar las llamas, que es visitado por miles de personas cada día.

La Policía ha acordonado la zona y está desalojando a los numerosos turistas que se encontraban en el interior.

///