Junio 18, 2019

Niños pacientes también reciben educación en los hospitales

Con la política educativa tuvieron la oportunidad de beneficiarse  garantizando su  continuidad a través de apoyo integral pedagógico en su educación en los Establecimientos de Salud públicos de Segundo y  Tercer Nivel especializados en la atención de niños y niñas.


Viernes 12 de Abril de 2019, 5:30pm




El Ministerio de Educación a través de los Centros de Apoyo Pedagógico Integral  - Aulas Hospitalarias en los nueve departamentos garantiza el derecho a la educación de las niñas y niños  enfermos que son hospitalizados. Hasta la fecha poyó con el seguimiento pedagógico a 3.060 niños, niñas y adolescentes  que estuvieron hospitalizados  por mucho tiempo.

Dorian. M. tiene siete años,  en sus ojos devela el brillo de la vida y la sobrevivencia, es un niño alegre, risueño, hablador, soñador, e inteligente,  su más grande anhelo es llegar a ser médico oncólogo pediatra y trabajar en el Hospital del Niño de la ciudad de La Paz.

A sus dos años de edad, su vida cambió, su salud no era la misma presentaba  sangrados frecuentes, dolores musculares, moretones a simples toques en su piel, vómitos, entre otros síntomas, contó Rosa la madre de menor.

“Mi niño fue diagnosticado con púrpura trombocitopénica idiopática, un trastorno que destruye las plaquetas, nos fuimos a Brasil – Sao Paulo porque mi hijo podía morir y era lo único que tenía, pese a las limitaciones del idioma en ese país busqué ayuda y comenzó su tratamiento, una vez recuperado regresamos a Bolivia para que él (Dorian) pueda estudiar en el Sistema de Educación Regular, encontré el CAIPs de La Paz”, contó con lágrimas en los ojos.

Dorian, contó que en la Unidad Educativa donde empezó sus estudios no lo comprendían por su enfermedad, sin embargo, él nunca se rindió porque deseaba estudiar y aprender a leer y escribir.

“Yo quería aprender a leer y escribir porque quiero ser médico como el doctor que me atiende”, aseguró con una sonrisa.

El pequeño, visiblemente emocionado relató que durante  una de las internaciones  conoció el Centro de Apoyo Pedagógico Integral  - Aula Hospitalaria. Un espacio cómodo  con personal capacitado que le ofrecería apoyo integral para fortalecer su educación y apoyarlo en lo que más quería leer y escribir.

“En mi Aula Hospitalaria, los profesores me ayudaban mucho y me enseñaron  a leer y escribir, estoy muy agradecido con los profesores que me ayudan y me apoyan cada día, incluso me han inscrito a otra unidad educativa. Además yo quiero decirles a los niños enfermos que luchen por sobrevivir y ser los mejores”, concluyó con una sonrisa y muestras de afecto a quienes lo apoyaron y enseñaron, sus maestros en el CAIPs.

GRACIAS POR EL APOYO  ESCOLAR

Juanita, R. es  una madre que se encuentra internada junto a sus hijos para cuidarlos  en la Unidad de Quemados del Hospital del Niño de La Paz, una mala conexión de la garrafa provocó la explosión de la misma afectando de forma inmediata a toda su familia.

“El fuego de la explosión de una garrafa afectó a mis tres hijos, se quemaron su carita, ellos  están internados hace un mes  y medio, venimos del municipio de Achacachi, mis niños  Rossi y Wilder están en etapa escolar en una unidad educativa  de mi región, pero con el  CAIPs  aunque están internados continúan recibiendo enseñanza”, relató la madre de los menores. 

Aseguró que el personal de apoyo desde la internación de sus hijos ofreció apoyó pedagógico que permite dar continuidad a los menores y que estos no se olviden lo que aprendieron en su escuela.

“Los maestros  están ayudando a mis hijos, les enseñan lo mismo que estaban aprendiendo en su escuela. Yo me siento feliz porque ahora mis hijos siguen estudiando y no se están olvidando parece que volverán mejor a su escuela”, manifestó y sonrió la mamá.

CAIPS SIGNIFICA MUCHA AYUDA

En otra cama de internación  de la Unidad de Infectología, se encuentra  Rosa. L.  junto a su hijo Carlos. Q. quién sufrió una hinchazón en su rosto inexplicable que está siendo investigada por los galenos, está internado casi un mes en el nosocomio paceño, la molestia en su rostro es visible pero Carlitos sonríe pese al dolor que siente.

 “Me siento contenta y tranquila a su vez, porque mi hijo pesé a que están investigando su enfermedad continua aprendiendo y eso es muy importante para mí como padres porque no perderá el avance curricular de su escuela”, dijo.

Carlos está aprendiendo a las materias troncales, cursa el tercero de primaria en la Unidad educativa, Elizardo Pérez, extraña su escuela pero es muy aplicado en los  proceso de enseñanza  que le dan sus maestros de las aulas hospitalarias. 

 El 12 de abril de cada año se celebra en Bolivia el Día del Niño Boliviano, esta festividad es celebra en Bolivia desde 1954. Desde el Ministerio de Educación el Estado promueve planes y programas para apoyar a las poblaciones vulnerables de nuestro país.

///