Agosto 21, 2019

Migrantes son el motor de la economía de Beni y Pando

Se trata de paceños, orureños, potosinos o cochabambinos que llegaron a Guayaramerín, Riberalta (Beni) y Cobija. En primera instancia fueron los comerciantes, ahora se hacen sentir los agricultores.


Miércoles 27 de Marzo de 2019, 10:00am




“Los migrantes son considerados el motor de la economía de la región de Guayaramerín y Riberalta”, destacó el representante de la Federación Regional de Comunidades Interculturales de Productores Agropecuarios de Guayaramerín.

Guayaramerín, Riberalta y Cobija son los municipios del norte del país que atraen a los bolivianos nacidos en el occidente y que buscan mejores derroteros. Desde La Paz, Oruro, Potosí y Cochabamba se van hacia el extremo de Bolivia.

Los migrantes son considerados emprendedores. Apuestan por la agricultura, la crianza de animales y el comercio de todo tipo de productos. Impulsan el desarrollo de los municipios y se hacen sentir con su identidad social y cultural.

“Llegan más del departamento de La Paz  por la conexión que se tiene a través de la carretera que pasa por Nor Yungas y llega hasta el Beni. Llegan más de la ciudad de El Alto”, subrayó el dirigente.

Por lo general son personas que migran del altiplano que se dedican a la agricultura, consiguen una parcela y plantan alimentos, a partir de las facilidades otorgadas por el INRA para nuevos procesos de colonización.

Los migrantes crearon la Federación Regional de Comunidades Interculturales de Productores Agropecuarios de Guayaramerín hace tres años con el objetivo de dotar tierras a los productores.

Por primera vez, el año pasado el INRA y el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras entregaron tierras a cinco comunidades conformadas por pobladores del occidente: 10 de Febrero, Chuquiago Marka,  La Victoria, 16 de Julio y 23 de Marzo. Existen ocho comunidades que están a la espera de la entrega de títulos de propiedad.

Las comunidades adoptan nombres propios del occidente. 

Los migrantes tienen un espíritu emprendedor,   son considerados trabajadores fuertes y tiene un marcado interés por labrar la tierra en una región donde la agricultura no es la vocación más importante. Producen caña, castaña y recientemente comenzaron a producir cacao,  cítricos y se inclinan también por la crianza del pacú.

Los productores tienen una visión distinta, no solo quieren llegar al campo a producir para el consumo y la comercialización de sus productos, quieren mejorar y transformar la materia prima  y darles  valor agregado. Saben que la tierra en Beni es fértil.

Gestionan el apoyo para la creación de empresas pero siempre velando en que sea sostenible, es así como presentan proyectos.

Llegan familias en busca de terreno, ven que  la oportunidad es la tierra,  migran porque en La Paz ya no hay espacio ni empleo.  

También piensan en hacer turismo comunitario intercultural.

Comercio

El alcalde de Cobija, Luis Gatty Ribeiro, manifestó que a la capital de Pando llegan personas de diversos lugares, pero sobre todo del occidente en busca de futuro. La inmigración en Cobija hace que crezca como capital. Los bolivianos del occidente se dedican principalmente al comercio. 

“Llegan familia enteras a Cobija. Antes éramos 40 mil habitantes ahora somos más de 70 mil. Vienen de todos los lugares y rubros (albañiles, comerciantes  y profesionales)”, explicó Ribeiro.

 Marcos Madrigal, paceño de nacimiento, migró hacia Guayaramerín hace más de 13 años. Ahora se dedica al comercio junto a su esposa e hijo porque vieron una gran oportunidad de mejorar sus ingresos económicos considernado que a pocos pasos está la frontera con Brasil.

“He migrado a todos lados, hasta Tarija he llegado, por casualidades de la vida llegué hasta Guayaramerín, me gustó y me quedé junto con mi esposa”, contó.

Construyó su hogar,  instaló en negocio y vivía tranquilo, porque no todo lo que brilla es oro , como dice la gente.

Hace cinco años hubo una inundación en la región, la tragedia afectó al comercio, bajó el movimiento económico. A veces viven del contrabando, porque la carretera se encuentra en pésimas condiciones, es más rápido introducir productos desde Brasil  que desde el interior del país, cuenta.

Aún así, la fuerza de esos municipios de Beni y Pando ha sido determinada por la cada vez mayor presencia de los migrantes.

//