Agosto 19, 2019

Mercosur: Bolivia se abstiene de firmar declaración que condena a Nicaragua

A Bolivia se suman también Guyana y Surinam, que tampoco firmaron la declaración. En el caso de Venezuela, que es un Estado parte del Mercosur, pesa todavía una suspensión por la “ruptura del orden democrático”.


Martes 18 de Diciembre de 2018, 6:00pm




La Paz, 18 de diciembre (Urgentebo.com).- En una dura condena al gobierno de Nicaragua por la represión generalizada y las desapariciones forzadas, el Mercosur emitió este martes una declaración especial firmada por todos los Estados parte del bloque y sus asociados, a excepción de Bolivia.

Pese a que el presidente Evo Morales viajó hasta Montevideo, Uruguay, para participar de la Cumbre de Jefes de Estado del Mercosur, Bolivia no es parte de esta declaración que sí fue firmada por el resto de los países parte del bloque: Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay, además de los estados asociados de Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

A Bolivia se suman también Guyana y Surinam, que tampoco firmaron la declaración. En el caso de Venezuela, que es un Estado parte del Mercosur, pesa todavía una suspensión por la “ruptura del orden democrático”.

El documento subraya “la preocupación por el agravamiento de la situación” nicaragüense que se “deteriora hace ya 8 meses”.

Reiteran “enfáticamente su condena a los hechos de violencia que han provocado la pérdida de numerosas vidas y rechazan la represión generalizada y sistemática contra ciudadanos y extranjeros”.

Menciona “las desapariciones forzadas y las detenciones arbitrarias” que el gobierno de Managua “ha perpetrado contra la población civil, incluidos los defensores de los derechos humanos”.

El Mercosur y sus miembros asociados: Colombia, Chile, Ecuador y Perú, “hacen un llamado” a la presidencia nicaragüense de Daniel Ortega para que permita “trabajar libremente a los mecanismos regionales e internacionales de protección y promoción de los derechos humanos”.

El bloque advierte que deben “permitirse la investigación de todos los hechos de violencia ocurridos desde el inicio de las manifestaciones populares del 18 de abril”.

En ese contexto le reclaman al gobierno de Nicaragua “la desarticulación de las organizaciones paramilitares, restableciendo plenamente las garantías civiles y políticas en el país”.

Añade que debe ser asegurada “la libertad de expresión del pueblo nicaragüense y su derecho a manifestarse libremente”.

El comunicado, en términos inusualmente duros, exhorta “al gobierno a retomar sin dilaciones el camino del diálogo para encontrar una solución pacífica y negociada, que devuelva al pueblo el pleno goce de sus derechos civiles y de sus libertades fundamentales”.