Agosto 25, 2019

La apuesta por la energía renovable debe continuar

En 2018: casi dos tercios de toda nueva capacidad de generación de electricidad procedían de fuentes renovables, en países de economías emergentes y en desarrollo.


Miércoles 29 de Mayo de 2019, 10:45am




El mundo está usando más electricidad –y mejor si es generada vía gas natural o principalmente renovables- y ese uso de electricidad será por el incremento paulatino de la circulación de vehículos eléctricos y al uso de electricidad para calefacción y refrigeración, alimentado por fuente renovable.

Las nuevas políticas públicas globales que incrementan uso de energía renovable junto a inversión tecnológica en vehículos eléctricos está impulsando el crecimiento del uso de fuente renovable. El informe Estadística anual de la capacidad de renovables 2019 del organismo internacional IRENA, indica claramente crecimiento en el uso de renovables.

En 2018: casi dos tercios de toda nueva capacidad de generación de electricidad procedían de fuentes renovables, en países de economías emergentes y en desarrollo.

El nuevo paradigma es un cambio continuo hacia la energía renovable como motor de la transformación energética mundial para descarbonizar la economía. Obviamente se sigue destacando, en el mix energético, la importancia del gas natural como energético de transición entre fósiles y renovables.

La ecuación que debe prevalecer es: incentivos del estado, sumado a regulaciones accesibles, reducción de impuestos a tecnología e infraestructura para dar por resultado escenarios atractivos a la inversión privada en renovables.

La reflexión no es que no habrá más petróleo o que dejará de ser importante: la reflexión es utilizar fuentes menos contaminantes, a costos de producción más reducidos y ampliando el universo de usuarios que acceden a la energía en todas sus formas.

En 2018 la generación global de electricidad vía eólica: aumentó en 49 GW. China y Estados Unidos representan el mayor crecimiento: con 20 GW y 7 GW respectivamente. Alemania, Brasil, Francia, India y el Reino Unido también sumaron 1 GW de procedencia eólica a sus mix energéticos.

En 2018 en el rubro de energía solar la capacidad aumentó en 94 GW, siendo China, India, Japón y Corea del Sur los principales inversionistas en infraestructura para generación eléctrica vía solar. Estados Unidos incrementó 8,4 GW y Alemania 3,6 GW.

El cambio de pensamiento y paradigma, impulsado por campañas y principalmente por las nuevas generaciones de personas entre 18-45 años que buscan reciclar, usar menos energía y ser más eficientes además de más verdes y renovables tuvo su impacto a nivel mundial: la capacidad total de generación de energía renovable alcanzó alrededor de un tercio de la capacidad total de electricidad instalada.

En el caso latinoamericano, la potencia fotovoltaica actualmente instalada superó 10 GW (siguiendo con el informe IRENA) siendo Brasil y Chile los mayores mercados con 2,2 GW y 2,1 GW de capacidad conectada a sus redes.

Sigue en pie seguir fomentando políticas de transición energética - producción de energía sin emisiones de carbono a limpias- que pasa por más proyectos de generación eléctrica vía renovables y la puesta en desuso de plantas de energía de combustibles fósiles existentes.

Finalmente, aunque la cifra puede variar en positivo, para el año 2050 se prevé que la energía denominada limpia alcance una capacidad instalada global de 20 TW (tera watios), vía solar (8,5 TW) eólica (6 TW). Esos volúmenes permitirán atender el 86% de la demanda eléctrica, con un 60% cubierto por energía solar y eólica. Ello contribuirá a reducciones de emisiones de CO2 para cumplir con el Acuerdo de París.

La agenda, consecuentemente, debe continuar y los estados liberales tienen la palabra: seguir estimulando, sin interferir, el mercado eléctrico de generación renovable. América Latina tiene mucho potencial y muchas políticas públicas por impulsar.

///