Junio 17, 2019

Killa Hermosa: “Fue complicado ser la hija de un grande”

Entrevista a Killa Hermosa, nacida en Cochabamba y modelo boliviana. Es hija de Elmer Hermosa, pero ella prefiere brillar con luz propia.


Jueves 7 de Febrero de 2019, 8:00pm




Killa Adriana Hermosa Aguilar nació en la ciudad de Cochabamba el 20 de noviembre de 1994. Su madre es Mónica Aguilar (cruceña), quien fundó el ballet de los Kjarkas, y su padre es Elmer Hemosa, intérprete y compositor del mítico grupo boliviano. La bailarina de música folclórica y modelo habla de la difícil tarea de dar a conocer su nombre pues atrás tiene un legado familiar del cual se siente orgullosa.

Háblanos sobre tu familia ¿cuántos hermanos tienes?

Mis padres están separados, pero vivo con mi papá, quien asume el rol doble a la perfección. Soy hija única de la pareja, pero tengo cuatro medios hermanos Jonathan y Wayra Hermosa y de parte de Rebeca y Sebastián Rodríguez, todos somos muy unidos.

Mi vida de niña fue hermosa y tranquila, soy muy unida a mi familia; eso es lo más importante para mí, sin ellos no sería nada ya que con ellos tomamos decisiones importantes de mi trabajo, no puedo hacer nada sin el consentimiento de mi familia.

¿Cómo fue tu niñez teniendo una familia de artistas?

Vivir con una familia de artistas fue casi normal,  lo único que era gracioso y raro para mí,  es que siempre, desde que era niña, querían que cante en todas las horas cívicas del colegio. “Que cante la hija de Elmer”, decían, y, a esa edad me gustaba mucho, recuerdo que no había quién me quite el micrófono; es más, canté una canción que compusimos con mi padre, titulaba “A mi papá” y fue una experiencia inolvidable. Al final todos esperaban mucho de mí en el canto, pero terminé siendo modelo (ríe). 

¿En qué etapa de tu vida te inclinas por la danza  y el modelaje?

Por  la danza yo ya estaba inclinada desde la cuna. Mis papás me cuentan que cuando ponían los temas de los Kjarkas  yo me ponía de pie  y movía todo mi cuerpito. Y por el modelaje igual empecé de niña. A mis cuatro años participé en el “Miss Chiquitita” y gané. Recuerdo muchas anécdotas, por ejemplo luego de practicar durante varios días, noche antes del concurso me daban mis “ataques dramáticos”(ríe). “Y si soy la más fea, si nadie me quiere, si no gano” lloraba desde tan niña. Hoy tengo más seguridad de mi misma.

¿Consideras que fue fácil o difícil sellar el nombre de Killa, con el peso del apellido Hermosa?

A  veces es algo complicado ser la hija de alguien tan grande, de una persona pública. Sin embargo, también es un orgullo tener un padre tan famoso, pero humilde y luchador. Le tengo un respeto único por todo lo que ha logrado. Ganarme el nombre de “Killa Hermosa” me costó muchísimo. Recuerdo que para mi primera entrevista titularon “La heredera de Los Kjarkas”, siempre haciendo referencia al grupo y desmereciendo el mérito de mi trabajo; era como la sombra  de un grande y obviamente no puedo ser del tamaño de mi papá porque él es una estrella gigante, pero con el tiempo me gané un lugar en la población.

Recuerdo que había gente que, a través de las redes sociales, intentaban lastimarme diciendo “porque no hacia cosas grandes como mi padre” pero, por el mismo medio, decidí mostrarme y hoy cuento con un gran número de seguidores que destacan mi trabajo.

¿Cómo manejas esa fama?, ¿crees que en algún momento te viste afectada?

Miles de veces llegó a afectarme las situaciones, más que todo al principio cuando entré al programa del Bailando, entré en el ojo de la tormenta, la gente opinaba bajezas de mí. Pero gracias a Dios logré salir de esa depresión y ahora estoy más fortalecida.

Mencionaste tu página en Instagram ¿qué tipo de influencer quieres ser?

Junto  a mi prima Paola (hija de Gonzalo Hermosa) creamos el canal de youtube “Sorelas Hermosa”, por sugerencia de sus amigos. Con este proyecto queremos mostrar más de nuestra vida, qué hay más allá de la familia Hermosa y de los artistas, además de consejos de seguridad y confianza para las niñas.

Killa tienen su propia marca de jean…

(Ríe). Sí, mi papá me dice, eres muy joven y ya tienes una línea de ropa. Y la verdad es que soy imagen de la colección de Utopía Amazing, una línea de jeans cochabambinos que se inspiró en mí para crear su nueva colección llamada Luna, el significado de mi nombre en quechua.

¿En qué proyectos estás en la actualidad?

Hicimos una producción fotográfica de la bebida Cuba Libre en Bolivia como la imagen de la bebida. Y gracias a ellos se da que pueda grabar un spot publicitario con Cuba Libre Internacional,  en las Bahamas y Panamá. Es un sueño que tenía en mente, traspasar fronteras y llevar el nombre de Bolivia en alto.