Agosto 24, 2019

Javier venció al cáncer de páncreas con nuevos hábitos para la vida

Esta es la historia de un boliviano, de un mecánico automotriz, cuya vida cambió cuando le detectaron cáncer de páncreas. Hace tres años le dieron seis meses de vida, hoy quiere compartir cómo combate con éxito a la enfermedad.


Lunes 10 de Junio de 2019, 1:15pm




10 de junio (Urgentebo).- El cáncer no es la etapa final de la vida. No es que ahí acabe todo. Hay formas de vencerlo y de revertirlo”,  afirma Javier Baldivieso, un hombre a quien hace tres años los médicos, con exámenes en mano, le diagnosticaron cáncer en el páncreas, fue desahuciado.

El 3 de agosto 2016 fue un día trágico para don Javier. En la tomografía contrastada que le hicieron, los médicos detectaron que tenía un cáncer de páncreas avanzado y le dieron seis meses de vida. La dura noticia y el cáncer afectaron su ritmo de vida y atacaron su organismo. Sufrió una crisis.

Y decidió aferrarse a la vida porque quería ver crecer a sus tres hijos y verlos realizados.

Javier se informó por todos los medios, hizo visitas a médicos tradicionales y entregó su vida a Dios.  Así transformó su rutina, cambió su estilo de vida y eligió la alimentación sana bajo el concepto de que el cáncer es resultado del desequilibrio en el cuerpo, del exceso de toxinas.

Uno de los médicos naturistas le dio pautas para revertir la enfermedad, mediante la limpieza de su organismo. Y lo hizo con diferentes métodos.

Además, dejó de lado el azúcar, las masas, la comida rápida y las grasas, y se alimentó con frutas, verduras y cereales.

 Entrevistado por El Compadre recuerda que antes de batallar por la vida conversó con diferentes especialistas oncólogos, quienes no le pudieron dar esperanza de vida. Alguno de ellos le ofreció una cirugía pero con el 20% de esperanza. “Yo no era nada, los médicos me querían tomar como un experimento”, remarca.

Mientras se informaba de medidas para lograr un equilibrio de PH en su cuerpo, también se enterada de la muerte de algunas personas con las que coincidió en consultorios de Oncología.

Entonces, entendió que la primera acción contra el cáncer es encontrar la paz interior. Dejó de lado las preocupaciones y el estrés que fueron actitudes que empeoraban la salud de don Javier.

“Antes veía la vida diferente, quería superarme, triunfar, progresar, tenía vanidades, quería sobresalir, pero llegó un momento en que todo pierde sentido, más cuando estás a un paso de irte al otro lado. El médico me dijo tienes de tres a seis meses de vida, yo le negué”, enfatiza.

Recuerda que en una etapa de su vida (cuando tenía 20 años), asistía a una iglesia evangélica; con la enfermedad en cuestas retornó a ella para lograr la paz interior. 

Lo primero que hizo es desintoxicar su cuerpo para ayudar a la regeneración de las células y para que el sistema digestivo se fortalezca. Dice que trabajó por etapas para limpiar sus riñones e hígado. Dejó de consumir carne, miel, azúcar, galletas, conservantes y enlatados.

Consume alimentos que fortalecen su cuerpo. Desayuna avena, almendras, un par de frutas a media jornada y a mediodía comida vegetariana (sopa y ensaladas).

Hoy tiene 52 años de vida. Se siente muchísimo mejor que el 2016 cuando estaba a un paso de la muerte. Dice que la vida está en manos de Dios y es disciplinado con su nueva rutina de vida saludable.

Javier trabajó toda su vida desde la madrugada.  Se formó en mecánica automotriz, logró establecer dos talleres. Su familia lo ve como un ejemplo.  Hoy afirma que tiene una nueva misión. “Quiero hacer conocer que es posible tener una vida saludable”.

///