Mayo 23, 2019

En Semana Santa disfruta del albergue de los Uru Chipaya

Los comunarios de Uru Chipaya  ven en el turismo como una de las opciones para generar ingresos en tiempos cada vez más difíciles para la producción. Los pobladores de los cuatro ayllus que forman parte de la comunidad: Aransaya, Ayparavi, Manazaya y Wistrullani, se organizaron y capacitaron en cuatro áreas con la ayuda de la cooperación italiana: administración, manejo de habitaciones, gastronomía y guía turística.


Lunes 26 de Marzo de 2018, 11:30am


La Paz, 26 de marzo (Soledad Mena, Urgetebo.com).-  A 200 kilómetros de la ciudad de Oruro, en la comunidad  indígena Uru Chipaya, se encuentra el Albergue Comunitario Chipaya, un establecimiento que brinda todas las comodidades a turistas extranjeros y nacionales que llegan al lugar para conocer más de cerca las tradiciones y costumbres de este pueblo milenario.

Los comunarios de Uru Chipaya  ven en el turismo como una de las opciones para generar ingresos en tiempos cada vez más difíciles para la producción. Los pobladores de los cuatro ayllus que forman parte de la comunidad: Aransaya, Ayparavi, Manazaya y Wistrullani, se organizaron y capacitaron en cuatro áreas con la ayuda de la cooperación italiana: administración, manejo de habitaciones, gastronomía y guía turística.

“La cooperación italiana nos ha ayudado a levantar todo,  ellos compraron puertas, camas, ventanas y sillas y mesas”, dijo el administrador del albergue comunitario, Crisaldo Quispe.

El albergue inició sus actividades hace seis meses, recibieron más de visitantes extranjeros y bolivianos. Llegaron turistas de España, Francia y Japón. “Los españoles llegaron tres veces a hospedarse”, dijo Crisaldo Quispe.

Las cuatro comunidades forman parte de la nación indígena, y apuntan al desarrollo del  turismo  mediante la práctica de sus tradiciones y costumbres ancestrales.

Además alternan con recorridos y explicaciones por los lugares simbólicos que existen en el lugar, como el salar de Coipasa, las  dunas blancas y las dunas rojas, la película “Vuelve Sebastiana”, rituales el llamado de la lluvia y captura del viento,  que todavía se practica hasta hoy en día. Y para los turistas resulta un enorme atractivo la vestimenta de los pucaras ancestrales, la arquitectura singular de las viviendas denominadas “putucus” de base circular hechos de adobe de barro.

“No hay muchos turistas, queremos que lleguen más visitantes. Cuando estamos sin  visita estamos tristes, nos falta promocionar el albergue, tal vez este año podemos visitar al Viceministerio de Cultura para ser parte de un paquete turístico”, dijo Quispe.  

Y el albergue ofrece opciones. Por ejemplo, la comida típica de la región hecha de quinua, el charque de llama y la carne de cordero, la comida típica está preparada de quinua graneada,  lawa y sopa de quinua y charque de llama y pan de quinua.  

La cooperación italiana capacitó a un total de 122 comunarios, 30 de cada ayllu, de ambos sexos.

El personal tuvo que ganarse un puesto de trabajo en el albergue con un examen de competencia. Crisaldo Quispe obtuvo el mejor puntaje para ser administrador de manera permanente, el resto del personal (portero, cocinera, y carpintero) rota.

“Hago rotar al personal que viene de cada una de las comunidades”, apuntó Quispe.  

En la comunidad todos quieren tener su albergue para recibir a los turistas para compartir su cultura; con la cooperación italiana que tiene el compromiso de trabajar con ellos tres años más, pretenden ampliar el albergue  instalando habitaciones simples y triples.  

El costo es de 50 bolivianos la noche, la capacidad del albergue es para 19 personas, los vehículos salen desde la ciudad de Oruro.

///