Mayo 21, 2019

Educación, salud y empleos dignos

cuál es su mayor motivo de preocupación hoy, casi con seguridad le responderán que es la incertidumbre de lo que pasará con la economía a futuro, y no necesariamente pensando en sí mismo, sino en el futuro de sus hijos.


Miércoles 13 de Junio de 2018, 11:45am


¿Alguien en su sano juicio quisiera que Bolivia vuelva a la pobreza del pasado? Nadie -con seguridad- y no solo porque cuando hablamos de pobres nos referimos a seres humanos que sufren por estar en tal condición, sino también porque la pobreza produce inestabilidad, por lo cual, ¡mucho menos quisieran tal situación quienes arriesgándolo todo invierten su capital para producir bienes y servicios con la esperanza que lleguen a todos los bolivianos del país!

En efecto, una de las mayores preocupaciones del empresariado boliviano es que no se retroceda en los avances que en materia social se han dado desde inicios del presente siglo, llegando a bajar en los últimos 12 años los niveles de pobreza moderada del 60% al 36% y la pobreza extrema del 37% al 17%, aunque haya aún casi 6 millones de pobres, casi 2 millones de ellos en pobreza crítica.

Pese a ello, Bolivia ha destacado entre los países latinoamericanos que también avanzaron en su lucha contra la pobreza gracias al auge de precios altos para las materias primas de exportación vivido entre el 2004 y 2014; pero, existe el riesgo de que muchos retrocedan una vez concluida la bonanza, riesgo que está latente -y Bolivia no es la excepción- como advierten organismos internacionales, desde hace años. Frente a ello, reflexionemos…

Hay tres momentos en nuestra vida: el pasado, el presente y el porvenir. El pasado ya pasó y no se lo puede cambiar -bueno o malo- es solo un dato, un recuerdo que nada lo cambiará. En cuanto al futuro, aunque éste es incierto, mucho de lo que decidamos hoy influirá en lo porvenir. Entonces, es “hoy” cuando debemos hacer bien las cosas, para que mañana en Bolivia haya menos pobres, menos hambre, menos enfermedad, menos delincuencia y menos muerte…

Pregunte Ud. en su entorno, cuál es su mayor motivo de preocupación hoy, casi con seguridad le responderán que es la incertidumbre de lo que pasará con la economía a futuro, y no necesariamente pensando en sí mismo, sino en el futuro de sus hijos.

Que el país mejoró bastante en materia de reducción de la pobreza, en inclusión y justicia social, es cierto, pero pese a ello hay aún muchas carencias por resolver en educación, salud y oportunidades para crear empleos dignos y sostenibles, y a esto precisamente es a lo que los agentes económicos del país -empresarios y emprendedores- quieren contribuir con su visión, tesón y trabajo: a que Bolivia crezca por encima del 7% para que más bolivianos vivan dignamente y no se retroceda en todo lo avanzado...

(*) Economista y Magíster en Comercio Internacional

Santa Cruz, 13 de junio de 2018

  • La niña de las frutillas y el reloj del tiempo

    Mayo 20 2019 |

    “La aprobé”, contó la maestra después. “La abracé cuando se fue. Le pedí permiso para compartir su texto en internet y le dije que escribiera todo lo que pudiera porque escribir hace bien, y porque siempre hay cosas importantes para contar”.


  • Más helado que un picolé…

    Mayo 15 2019 |

    No es común que los científicos en el mundo se expongan así ¿saben por qué? Porque los malos activistas son irrespetuosos -violentos también- y al sentirse confrontados por la verdad, lo que hacen es agredir.


  • Ya no es el producto… ¡Es el Delivery!

    Mayo 12 2019 |

    El comercio digital esta creciendo de una manera exponencial y sustancial, aseguran los expertos, quienes incluso van más allá al sostener que aquellos comercios que cuentan con delivery, incrementan hasta un 15% su demanda comercial.


  • La oposición de la oposición

    Mayo 12 2019 |

    Hoy esos opositores están en franca picada, la falta de argumentos, la negativización y sobre todo la ausencia real de una propuesta, les está cobrando la factura que en un futuro, les podría obligar a asumir como último y sincero recurso la violencia, como la única opción para ratificar su discurso de destrucción y caos.