Junio 25, 2019

Católicos y cristianos se unen en defensa de los niños

La ONG Visión Mundial, Caritas, Celam y la Iglesia Católica boliviana desarrollan una campaña para ofrecerle ternura a los niños. La periodista Casimira Lema es la embajadora de esta campaña.


Lunes 25 de Marzo de 2019, 2:15pm




“No a la violencia, sí a la ternura”, fueron los estribillos de niñas, niños y adolescentes de diferentes unidades educativas que participaron de la “Caminata Huellas de la Ternura” en el centro de La Paz, liderada por la embajadora de la Ternura, Casimira Lema, quien encarna una movilización que une a cristianos y católicos a favor de los niños, al margen de las diferencias religiosas.

El 16 de marzo, en un acto simbólico desarrollado en Desaguadero, frontera entre Bolivia y Perú, la ‘embajadora de la Ternura’ por Bolivia, recibió la cometa multicolor como símbolo de la campaña, “Cero violencias, 100% Ternura”, por parte de representantes de la Conferencia Episcopal e instituciones no gubernamentales del vecino país.

Lema y el director de Visión Mundial Bolivia, Alberto Mosquera, participaron junto a los estudiantes y voluntarios en la misa que se desarrolló en la basílica de San Francisco. Luego realizaron la “Caminata Huellas de la Ternura” por el centro paceño, con el objetivo de concientizar a la población sobre esta problemática recurrente en la sociedad boliviana con el fin de ayudar a reducir los índices de violencia contra los niños, niñas y adolescentes del país.

En esta movilización no primó la diferencia, por el contrario, los actores convergieron. La organización Visión Mundial, a través de sus oficinas de América Latina y el Caribe, la Conferencia Episcopal Latinoamericana (CELAM), el Secretariado Latinoamericano y de Caribe Cáritas (SELACC) y la Federación Internacional de Fe y Alegría, realizaron acciones de movilización de carácter ecuménico que se expresó en una caminata simbólica que avanza por todo el continente de América Latina y el Caribe,.

La caminata se inició en la frontera de México con Estados Unidos, en junio de 2018, y acabará en Argentina, en junio próxima.

La “Caminata Huellas de Ternura” recorre por las ciudades capitales de Bolivia a la cabeza de la Embajadora de la Ternura.

“El llamado que hacemos nosotros es para todos, padres, tíos, primos, abuelos, maestros, universitarios y a la sociedad en su conjunto, porque definitivamente depende de nosotros que los niños  bolivianos vivan con amor y ternura”, indicó Lema.

La cometa multicolor permanecerá en el país hasta el 31 de marzo, tiempo en el que se realizarán eventos nacionales, posteriormente continuará su recorrido en el vecino del norte, Brasil.

Luego de haber presentado el estudio realizado en asociación con la Universidad Católica Boliviana, sobre la situación de la violencia hacia la niñez en Bolivia, la organización Visión Mundial develó alarmantes resultados sobre la violencia ejercida contra los más pequeños de la casa.

El hogar es el sitio donde más se agrede a los niños y adolescentes, luego se encuentran la escuela.

El director de Visión Mundial Bolivia, Alberto Mosquera, explicó que para erradicar la violencia es necesario que las iglesias, padres de familia y la sociedad se unan para trabajar y brindar amor y ternura a los niños y niñas.

“Visión Mundial tiene un lema, ‘se necesita a todo el mundo para eliminar la violencia contra la niñez’, necesitamos de autoridades, gobiernos, medios de comunicación, médicos, profesores y muchos más. Esta campaña trata de hacer una concientización de que nuestro país y el continente están con un nivel de violencia impresionante y si no hacemos algo seremos los responsables del futuro que tengan nuestros hijos”, alertó.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés) señala que todo tipo de violencia hacia la niñez y adolescencia es evitable y que se puede eliminar. Para que aquello ocurra es necesario, dice el organismo, la cultura de la violencia, por una cultura del cuidado, buen trato y el respeto en el espacio familiar. Según datos que maneja la ONU, en Bolivia nueve de cada 10 familias admitieron vivir en medio de violencia.

Casimira Lema aseguró que la problemática de la violencia hacia los niños es recurrente en la sociedad boliviana. Por lo que dijo que es necesario un cambio de mentalidad. “En retrospectiva desde nuestros abuelos venían los castigos de maltrato hacia sus hijos y estos lo replican. Hay que empezar a hablar de valores y este es el momento de recuperarlos”, acotó.

Finalmente Mosquera indicó que es posible una sociedad con valores bien establecidos y que deje la violencia hacia los niños.

///