Junio 17, 2019

Carolina Córdova, madre ante todo

Considera que la maternidad es lo mejor que le pudo pasar en la vida. Se confiesa una persona con miedos, inseguridades, metas, sueños y de carácter complicado, en una mezcla de defectos y virtudes.


Viernes 29 de Marzo de 2019, 10:30am




29 de marzo (Oxígeno).- Carolina Córdova, de profesión administradora de empresas, es presentadora de noticias de la red ATB. Está felizmente casada con Felipe Agramont con quien tiene dos hijos, Franco (4 años) y Bruno (7 meses).

Se define como madre ante todo, porque considera que la maternidad es lo mejor que le pudo pasar en la vida. Se confiesa una persona con miedos, inseguridades, metas, sueños y de carácter complicado, en una mezcla de defectos y virtudes.

¿Cómo fue tu incursión en la comunicación?

Estudié administración de empresas creyendo que me iba a dedicar a esa profesión, sin embargo a poco de terminar mi carrera se me dio la oportunidad de ingresar a un canal de televisión. En ese momento lo vi como un hobby, sin embargo cuando ya terminé la carrera de administración tuve que elegir, me encantaron los medios entonces me incliné por ese camino. Entonces hoy busco enfocar mis estudios en la carrera de Comunicación Social para fortalecer lo que estoy haciendo.

¿Fue complicado comenzar?

La verdad que no porque todo se dio y de una manera tan fácil. Ingresé a los medios y disfruté mucho del trabajo, tuve la suerte de trabajar con gente muy profesional, muy reconocida en medios importantes y creo que eso me ha ayudado bastante, no lo vi como algo difícil.

Sí necesitas de preparación, sí necesitas de estudios, lectura, pero no lo veo como algo complicado, y creo que el disfrutarlo lo hace muchos más fácil aún.

Coméntanos sobre tu salida de la red Unitel

En ese momento estaba embarazada y decidí darme un espacio por muchos temas que me hicieron decir que mi etapa en Unitel ya estaba hasta aquí, era como cinco años que estaba en el medio. Lamentablemente a los dos meses tuve la perdida de mi bebé y decidí darme un tiempo con mi familia. Estuvimos radicando un tiempo en Santa Cruz, ahí volví a embarazarme de Brunito, mi segundo hijo, decidimos retornar a la ciudad y cuando Bruno tenía un mes se me dio la oportunidad de venir a un casting y yo creo que todo se va dando, va fluyendo cuando uno tiene en la mente la voluntad de Dios.

¿Te costó volver a tu talla con la maternidad?

Con mi primer embarazo sí muchísimo, me costó como dos años pero no era importante para mí en ese momento, yo me sentía cómoda, he escuchado todo tipo de opinión y eso es normal pero yo me sentía normal en ese momento.

Uno empieza a cambiar su estilo de vida cuando se ve al espejo y no se siente cómoda con lo que ve y eso me pasó dos años después. Mi hijo tenía dos años, no me sentía cómoda, la ropa ya no me quedaba igual, entonces ahí empecé a tener un cambio de estilo de vida pero completo, en alimentación, deporte, ejercicio, empecé a investigar más de ese tema que me parece fantástico. Ya cuando me embaracé de Brunito tenía ese cambio de vida que era muy cotidiano, entonces fue mucho más fácil volver a mi peso después del embarazo, incluso bajé mucho más.

¿Cómo equilibras entre trabajo y familia?

Es difícil sí, para una mujer que trabaja y tiene hijos es complicado porque quiere hacer ambas cosas pero muy bien. Tengo ayuda y creo que sin la ayuda de mi suegra y mi mamá, no podría trabajar. Ya los chicos van creciendo, se van acomodando, empiezan a ir a la guardería y el colegio, como de a poco vas teniendo ciertas libertades, por lo menos horas al día para dedicarte a lo que te gusta hacer y creo que es importante que una mujer se sienta feliz, plena con lo que decida hacer.

Si decides trabajar no te hace menos madre, si decides quedarte en casa tampoco porque tú puedes ser excelente madre y excelente trabajadora al mismo tiempo, es cuestión de organizarse y en mi caso tengo la ayuda, de esa forma puedo continuar con mi rutina.

¿Cómo has sabido equilibrar tu tiempo como esposa?

Es difícil, tratamos de darnos tiempos incluso donde no hay porque salgo muy temprano de casa, a veces mi esposo llega muy tarde, tratamos de disfrutar el fin de semana, tratamos de aprovechar tiempos de calidad y tal vez no mucho de cantidad.

¿Cómo haces con los días especiales como el día de la madre?

Desde que soy mamá tengo la suerte de tener un horario que me permite disfrutar de esas cosas. Tengo un horario donde estoy de manera continua, lo que me deja disfrutar toda la tarde y resto del día para esas cosas que son para nosotras los más importantes como los actos, el primer día de colegio, además hay jefes que te entienden y creo que todo se puede hacer.

¿Pensaste en un tercer hijo?

No, (sonríe) yo con dos estoy muy bien. Creo que a mi hijo mayor le di el regalo que ya me iba pidiendo durante mucho tiempo, pero ya un tercero no, porque implica mucha responsabilidad, hay muchos factores que hay que pensar, así que cerramos la fábrica.

 

¿Cómo te ves de acá a unos cinco años?

En el ámbito personal me gustaría verme feliz, yo creo que eso es lo más importante. Quisiera estar en un punto de mi vida donde esté feliz, ver a mis hijos felices y mientras ellos lo sean lo demás ya está.

En el tema profesional me gustaría seguir creciendo, me gustaría tener más espacios formativos para mí. Quien sabe… como van pasando los años las pantallas requieren de gente fresca, joven, pero seguir en los medios me encantaría en lo que se vaya dando pero no cambiaría el rubro, no me veo fuera de los medios.

¿Te gusta escribir?

Sí, me gusta mucho escribir porque cuando estoy sola es una forma de desahogo, he encontrado muchas veces un refugio en la escritura. De niña tenía muchos diarios y ahora no lo puedo hacer de manera tan frecuente, pero de vez en cuando sí me gusta sentarme y escribir. No sé cómo lo hago porque muchas veces solo escribo para mí, pero sí he encontrado en la escritura una forma de terapia o desahogo.

¿Tu libro favorito?

Yo he leído mucho de teología, me gusta la poesía, libros de misterios, pero no tengo uno favorito.

¿Cómo es un día normal para Carolina?

Mi despertador suena a las 04.45 am, me levanto de puntitas para no despertar a nadie, me alisto y no salgo sin desayunar. 05.30 me recogen, llego al canal estamos con el peinado, maquillaje y arrancamos con el programa. Estoy en el canal hasta las 14.00 pm todos los días para cumplir las ocho horas continuas. Ya en la tarde va cambiando la rutina, llego a la casa para estar con los chicos, preparar las cosas para el día siguiente, llevarlos al médico, dentista, pediatra, hacer algunas compras, trato de darme una hora para ir al gimnasio, estoy haciendo Crossfit (lunes, miércoles y viernes) sagrado, que no me lo quita nadie porque siento que estoy haciendo algo por y para mí.

Luego bañar a los peques, cenar y acostarme con suerte aproximadamente a las 22.00 a 22.30

¿Te gusta cocinar?

Me gusta pero no soy buena (sonríe), las veces que he tenido que hacer de cocinera lo he hecho pero cosas muy simples, la mayoría al horno y con ensaladas, no soy de las que te cocina un plato muy elaborado. Lo poco que sé hacer me sale muy bien y creo que un poco más de estudios en gastronomía podría ser una buena cocinera.

¿Tu plato preferido?

Todo lo que tenga pastas y mariscos, ¡me encanta! y si vienen juntos mejor.

¿Cómo ves el periodismo en la actualidad?

No es fácil ser periodista, tenemos muchos retos pero tenemos también grandes escuelas. Estamos rodeados de gente que sabe mucho, que tiene mucha trayectoria de los que podemos aprender de manera cotidiana y eso ya es un lujo. Yo creo que el periodismo en general necesita de gente muy preparada, muy responsable y además muy aparte de la preparación académica considero que tienes que tener corazón en lo que haces.

Compartes vivencias, vives momentos muy tensos, trágicos, necesitas tener empatía con la gente; no solo es ese conocimiento que te lo da un libro, sino también ir por el otro lado.

Bueno en nuestro país yo creo que sí hay retos porque todavía tenemos esa libertad para poder hacer periodismo.

¿Quiénes fueron tus mentores?

Mencionar a uno o dos sería muy injusto. Yo he tenido maestros espectaculares en la Red Uno, en Unitel y acá en ATB. Ellos van guiándome, corrigiéndome todos los días, entonces he tenido y tengo buenos maestros.

¿Hiciste periodismo de calle?

Hago periodismo de calle todos los días en las coberturas de medio día del noticiero. Es otra faceta,  yo creo que en realidad el periodismo está ahí, en las calles, es vivir la noticia, sentir lo que siente la gente, vivir lo que está viviendo en ese momento, compartir, tener esa empatía, creo que solo lo encuentras en la calle. Es algo que disfruto mucho, es la primera vez que tengo la oportunidad de hacerlo y además que aprendes porque estás directamente con la fuente.

Hay gente que piensa que solo se necesita ser modelo para estar en televisión, ¿qué opinas?

El talento es innato, cualquiera lo puede hacer por supuesto con estudios, pero si tú has decidido incursionar en este medio y en esta carrera necesitas tener preparación. No solo es tener un rostro agradable que guste a la gente, no. Tienes que saber leer, saber qué estás haciendo ahí, entonces necesitas de una preparación, no solo es algo superficial.

Me encanta tener diferentes facetas dentro de mi trabajo, estoy en la Primera Edición como presentadora de noticias, en Viva la Mañana que es todo lo contrario porque es farándula, ya a medio día en unidades móviles también. Yo creo que la comunicación nos da diferentes alternativas y ya depende de uno a qué quiere dedicarse; yo disfruto mucho lo que es la televisión como tal, y con el tiempo la única manera de estar vigentes en los medios es yendo por el camino del periodismo que no siempre implica salir en pantallas, entonces hay que prepararse y ese es el camino por el que yo quiero seguir.

(La nota fue escrita por Giovana De la Cruz y fue publicada en la edición Nº92 (febrero) en la revista Oxígeno)