Marzo 26, 2019

Cajías: El periodismo está cercado por el poder central

Sobre el presidente Evo Morales: Sabíamos que teníamos conflicto creo que es un intercultural más que una persona que refleje uno de los pueblos originarios de Bolivia, creo que es una persona que no se interesó por el conocimiento por la lectura y eso lo ha convertido en un ser muy primitivo que responde con emociones y no con razones.


Lunes 10 de Diciembre de 2018, 4:30pm


La Paz, 10 de diciembre (Marco Quispe, Urgentebo.com).- El estado actual del periodismo en Bolivia, sus inicios en esta profesión, y los avances tecnológicos, son solo algunos de los puntos que habló con El Compadre, la reconocida periodista, historiadora y escritora, Lupe Cajías, quien el pasado viernes recibió el Premio Nacional de Periodismo.  Directa y crítica analizó la situación actual del país e indicó que la prensa nacional está viviendo momentos difíciles en su derecho a la libertad de prensa.

¿Cómo fueron sus inicios en el periodismo?

En 1978, hace 40 años, recibí mi primer sueldo en lo que era el periódico Última Hora, pero ya había hecho antes prácticas en El Tiempo de Bogotá (Colombia), ahí aprendí el periodismo de investigación.

¿Cómo fueron esos primeros años?

Fueron muy intensos, porque me tocó trabajar cubriendo el área sindical y educativa, y como se iniciaba a duras penas el proceso democrático, resultaba interesante la actividad de los sindicatos, el retorno de los exilados, etc. Hice publicaciones desde mis 22 años como profesional y a los 20 como amateur.

¿Cuándo fue el momento más duro para el periodismo en Bolivia?

El momento más duro fue en la época dictatorial de Luis García Meza (1980-1981), los asaltos a las radios, periódicos, periodistas detenidos y algunos torturados, pero también el periodismo sufrió persecución en la época de Hugo Banzer Suárez. Si bien ahora no estamos bajo un régimen dictatorial, hay muchas limitaciones para el ejercicio del periodismo libre.

¿Quiénes fueron sus principales maestros?

Mi mayor referente es Rafael Barreto, un anarquista español-uruguayo. De él aprendí la frase corta, detenernos en las historias que tiene interés humano. Además, soy una generación muy influida por Gabriel García Márquez.

¿Cuánto y qué le enseñó su padre Huáscar Cajías?

El ejemplo de mi padre fue muy fuerte y como me decían a mí me tocaba defender no solo un nombre sino el apellido. Mi padre siempre buscó el bien común y un trabajo donde se apunte a encontrar la verdad. Me inculcó la disciplina, cuidar el lenguaje y evitar confrontaciones innecesarias, no aprovecharse del acceso del mensaje multiplicado,  y no usarlo para fines personales.

¿Cómo ve a la nueva generación de periodistas?

El contexto es de hostilidad, a mí me sorprende que hayamos soportado durante estos años humillaciones en el propio Palacio de Gobierno, personajes como Percy Fernández (Gobernador de Santa Cruz) que grita a una periodista y ni siquiera el resto se levante como una muestra de solidaridad.

¿Cuáles son los retos principales del periodismo actual?

Que aprendan que a pesar de los cambios de los soportes se pueda mantener los principios. No importa que haya diferencia en otros asuntos como la tecnología, sino los principios de buscar la verdad tienen que mantenerse. Y hay que hacer un intento muy grande por evitar las noticias falsas y las noticias que se sacan sin la comprobación suficiente.

¿Qué opina del salto de Carlos Mesa a la política?

La televisión permite una presencia muy grande de los periodistas salen con ventaja al ruedo electoral o disputas del poder  y creo que Carlos Mesa va representar los retos de una nación que aún está buscando que se cumpla las normas y que tiene una gran ventaja que sus manos no están manchadas de sangre.

¿Qué opina de Evo Morales?

Sabíamos que teníamos conflicto creo que es un intercultural más que una persona que refleje uno de los pueblos originarios de Bolivia, creo que es una persona que no se interesó por el conocimiento por la lectura y eso lo ha convertido en un ser muy primitivo que responde con emociones y no con razones.

¿Cuál es la salud del periodismo en Bolivia?

A pesar de los muchos defectos, acosos, porque entró con mucha fuerza la banalidad y la crónica roja creo que el periodismo boliviano es todavía uno de los periodismos más serios en todo el continente.

¿Cómo se encuentra la libertad de prensa en Bolivia?

Es una libertad que está cercada por el poder central es una libertad que no puede actuar en su plenitud la libertad de opinión está limitada. Si eres funcionario publicó o trabajas en un ministerio ya no puedes pensar libremente. 

¿Cómo se siente al ser elegida Premio Nacional de Periodismo?

Mi primera reacción fue de perplejidad y emoción. A pesar de que sabía de qué estaba nominada no pensé que lo podía obtener, me sentí honrada.