Enero 16, 2018

Amparo Carvajal renunció a ser monja para defender los DDHH

Amparo Carvajal en un contacto con el periódico digital Urgentebo indicó que cuando tenía 41 años, en marzo de 1980 dejo su congregación de monjas leonesa de las Mercedarias Misioneras de Bérriz, para dedicarse de lleno a la lucha por los derechos humanos.


Lunes 11 de Septiembre de 2017, 5:30pm


amparo carvajal.jpg

La presidenta de la privada Asamblea Permanente de los Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), la española Amparo Carvajal

La Paz, 11 de septiembre (Urgentebo.com).- Amparo Carvajal, en un contacto con el periódico digital Urgentebo, indicó que cuando tenía 41 años, en marzo de 1980, dejó su congregación de monjas leonesa de las Mercedarias Misioneras de Bérri, para dedicarse de lleno a la lucha por los derechos humanos.

“Yo decidí quedarme en Bolivia y dejar los hábitos, para dedicarme por completo a luchar por los derechos humanos”.

Señaló que ese mismo año sus compañeras mercedarias decidieron volver a España, pero la “madrecita” Amparo, como le llamaban, decidió quedarse en Bolivia y luchar por el pueblo.

Contó que la principal residencia de las religiosas de Bérritz era una casa en un extremo del ahora Seminario en la calle Armentia. Después se trasladó a un edificio en la zona de Sopocachi, donde cocinaba platillos españoles y también bolivianos.

Amparo ha permanecido junto a la gente más necesitada de justicia en los momentos más difíciles, y, antes de llegar a Bolivia, ha tenido que enfrentar el exilio de otros países de la región que en esos años sufrieron la seguidilla de los golpes militares, como Chile en 1973 y Argentina en 1975,.

Amparo Carvajal nació en 1939 en Riaño-León en el país de España, tuvo 13 hermanos, de los que nueve siguen vivos. Llegó a Bolivia el 1 de noviembre de 1971 siendo mercedaria de Bérritz y aquí se ha quedado hasta ahora. Asegura que no se arrepiente de luchar por los derechos humanos.

En 1974 fue una de las cofundadoras de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB), que reemplazó a la Comisión Episcopal de Justicia y Paz, dependiente de la Iglesia Católica, porque fue derribada por la dictadura del general Hugo Banzer, irritado por la publicación de La masacre del Valle, sufrida en enero del mismo año. La APDHB es ecuménica y, por ello, más libre de control episcopal.

En Marzo de 1980 por presiones de la dictadura su orden abandonó el país y ella decidió quedarse para continuar su labor en defensa de los Derechos Humanos.

El 3 de julio de 2016, durante un congreso de la APDHB,  Amparo Carvajal fue elegida como presidenta de la institución.

En las últimas semanas Amparo estuvo trabajando y reuniéndose con los dirigentes del TIPNIS, y sostuvo que  desde su organización se respaldará a las comunidades de la región que piden la intangibilidad del territorio.