Diciembre 12, 2017

Por esta razón declaró la Unesco a la Alasita Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

También destaca que la sociedad civil ha sido protagonista principal en salvaguardar la celebración de la Alasita. Da cuenta que los artesanos han recibido el respaldo del gobierno municipal de La Paz.


Miércoles 6 de Diciembre de 2017, 12:45pm


alasita.unesco2.jpg

fotografía publicada por la Unesco (Loza 2015)

La Paz, 06 de diciembre (Urgentebo.com).- En la argumentación que la UNESCO dio a conocer este miércoles para declarar a la Alasita como patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad, sostiene que la fiesta de la miniatura, que se celebra cada 24 de enero, “fomenta la cohesión social, se transmite de generación en generación y estrecha las relaciones familiares”.

También destaca que la sociedad civil ha sido protagonista principal en salvaguardar la celebración de la Alasita. Da cuenta que los artesanos han recibido el respaldo del gobierno municipal de La Paz.

Este es el texto que publicó la Unesco.

Recorridos rituales en La Paz durante la Feria de la Alasita

Los participantes en los recorridos rituales efectuados en la ciudad de La Paz durante la Feria de la Alasita –que comienza el 24 de enero y dura unas dos o tres semanas– buscan y adquieren figuritas de la buena suerte vinculadas al culto de Ekeko, deidad aimara de la abundancia y protectora de la ciudad.

Consagradas luego por ritualistas andinos o bendecidas por sacerdotes católicos, esas figuritas cobran así un nuevo significado para quienes han depositado su fe en ellas a fin de convertir sus deseos en realidad. Los participantes en la feria también intercambian figuritas para satisfacer simbólicamente sus deudas.

La comunidad de practicantes y depositarios de esta tradición cultural abarca un número considerable de partes interesadas, y los habitantes de la capital boliviana participan ampliamente en su celebración, sea cual sea su condición social. Este elemento del patrimonio cultural fomenta la cohesión social, se transmite de generación en generación y estrecha las relaciones familiares.

Además, la importancia que esta práctica tradicional concede a las donaciones y los pagos de deudas –por simbólicos que sean– contribuye a apaciguar las tensiones entre las personas, e incluso entre las clases sociales. Las prácticas de la Alasita se transmiten naturalmente en el seno de las familias, ya que los niños acompañan a sus padres en los recorridos rituales.

alasita.unesco.jpg

fotografía publicada por la Unesco con motivo de la Alasita (Solgar 2015)

Los esfuerzos realizados para salvaguardar este elemento han sido constantes y han dependido principalmente de la sociedad civil. Algunas colecciones y exposiciones en museos han contribuido a sensibilizar al público a la importancia cultural de determinados temas de la Alasita.

Además, para fomentar la fabricación artesanal de figuritas y la creatividad se organizan concursos municipales a los que acude con entusiasmo un número cada vez mayor de participantes.