Noviembre 19, 2017

Argentina compraría gas chileno de la Shell, en la que un ministro de Macri era accionista

"Argentina, si no hay respuesta, va a tomar la decisión de acordar con otros países, muy posiblemente con Chile, a través del gasoducto del norte, para comprar gas", declaró el embajador del vecino país en Bolivia.


Jueves 4 de Mayo de 2017, 11:00pm


La Paz, 04 de abril (Urgentebo.com).- El embajador de Argentina en Bolivia, Normando Álvarez, lanzó esta semana la nueva posición de su gobierno en el marco la relación energética que lleva adelante con el país. El diplomático demandó certeza en la provisión de gas natural y anticipó que si no lo hace, Argentina comprará gas natural de Chile, donde el principal operador es la transnacional Shell, y en la que hasta el año pasado, el ministro de Energía, Juan José Aranguren, tenía acciones, según se puede ver en la prensa internacional.

"Argentina, si no hay respuesta, va a tomar la decisión de acordar con otros países, muy posiblemente con Chile, a través del gasoducto del norte, para comprar gas (...). Estuve en Rosario, Buenos Aires, y gracias a Dios el clima está bastante benigno, pero calculamos que en 15 días llegará el frío y comenzará el periodo de utilización fuerte del gas", señaló Álvarez a la agencia de noticias Fides.

Luego Álvarez insistió en que el presidente de Enarsa le confirmó la intención de Argentina de cerrar contrato con Chile si Bolivia no garantiza la provisión de gas. "Argentina tendrá que tomar sus recaudos para no quedarse sin gas", sostuvo. De hecho, además, señaló que las tratativas para la venta de energía eléctrica boliviana quedarían truncas, si YPFB Corporación no está en condiciones de atender aquella posición.

Sin embargo, este jueves, YPFB emitió un comunicado en el que aseguró que Bolivia cumple al con el contrato bilateral para la venta de gas natural boliviano e hizo conocer que los volúmenes son confirmados una vez que resuelve la prioridad del mercado interno. “El suministro de Gas Natural de YPFB a ENARSA, es efectuado en base a los requerimientos diarios de dicha empresa; es decir, ENARSA nomina diariamente los volúmenes de Gas Natural que serán requeridos, los cuales son confirmados por YPFB en base a variables operativas y disponibilidad de volúmenes, después de atender el requerimiento prioritario del Mercado Interno de Bolivia”, explicó Achá.

Mediante un comunicado de prensa, el ministro de Hidrocarburos, Luis Alberto Sánchez, dijo que Bolivia cumple con las nominaciones de gas a Enarsa, Admitió que hay una carta firmada por el embajador Álvarez, pero dijo que más allá de esa nota diplomática, hay un contrato de obligación de cumplimiento de ambas partes.

En ese sentido, añadió que Argentina tiene “plena soberanía de decidir a qué países comprar gas”, pero pidió que no se desinforme con la versión de que Bolivia está incumpliendo con el contrato o que no se haya dado a conocer a las autoridades argentinas la proyección de producción de gas boliviano durante la presente gestión.

Ya desde el año pasado, la prensa del vecino país recoge la justificación de los altos funcionarios argentinos de Enarsa, presidente Hugo Balboa y director, José María Zuliani, para comprar gas natural, según escribe el columnista de Urgentebo, Boris Gómez Uzqueda.

“A Bolivia pagan 3,10 USD/MBTU (millar de unidades termales británicas). Pagan 4,50 USD promedio por MBTU a los barcos de LNG (cargueros de gas licuificado que llegan a terminales de regasificación argentina) y el gas que adquirirán de Chile tendrá un precio de 6,90 USD/MBTU y encima pagar por adelantado las operaciones porque en Chile, seguramente, aún desconfían del mal manejo de las finanzas argentinas heredadas de la época de Cristina Fernández”, publicó hace un año.

Esta semana, el embajador recordó que el año pasado, el ministro de Energía de su país sufrió tres procesos penales y una interpelación en el Congreso por la compra de gas a Chile a un costo mayor que el que paga a Bolivia. Por ello, dice el embajador, que le enviaron una carta al gobierno boliviano.

Como fuese, la posición argentina analiza la opción de cerrar tratos con Chile, donde el principal operador es la holandesa Shell.

La prensa argentina reflejó en el pasado que el ministro argentino de Energía y Minería, Juan José Aranguren, vendió sus acciones en la empresa petrolera Royal Dutch Shell Plc, después de que la Oficina Anticorrupción (OA) le advirtió este lunes de un posible conflicto de intereses, informaron hoy fuentes oficiales.

De hecho, el Ministerio de Energía señaló que Aranguren concretó la venta de la totalidad de las acciones de las que era titular en los mercados bursátiles en las que cotizan.

Aranguren, que presidió la filial argentina de la petrolera entre 2003 y 2015, se vio envuelto en una polémica por la posesión de estas participaciones -que suman un valor de 16 millones de pesos (cerca de un millón de dólares)- a los pocos meses de asumir como ministro.

aranguren.jpg

Juan José Aranguren, ministro de Energía de Argentina

El poder de la Shell

En mayo de 2016, el portal TiempoSur recordó que British Gas en enero de ese año terminó de sellar un acuerdo de adquisición por parte de la angloholandesa Shell, por un total de 69 millones de dólares.

“BG es el principal proveedor de GNL de Chile. El 28 de enero de este año, dos días antes de que el ministro de Energía, y ex CEO de Shell, Juan José Aranguren, sellara un acuerdo con su par chileno para la importación de GNL, la angloholandesa informó que su directorio había aceptado la adquisición de la inglesa BG por 69.000 millones de dólares. De esta manera, Shell se convirtió en el principal operador de GNL en el mundo”, informó el portal el 22 de mayo del 2016.